Un nuevo espacio para servir

El 13 de abril se bendijo el Centro Comunitario Federico Ozanam, en Doñihue

Con la presencia de autoridades de la Ilustre Municipalidad de Doñihue, de la SSVP Chile, del Directorio de la Escuela Agrícola San Vicente de Paul y de la Parroquia Nuestra Señora de la Merced de Doñihue, además de la familia Casanueva de Landa, se bendijo el nuevo Centro Comunitario Federico Ozanam en Doñihue.

El espacio será el centro de servicio de un grupo de voluntarios de la Conferencia Óbolo, perteneciente a la Parroquia Nuestra Señora de la Merced de Doñihue, quienes son acompañados por su párroco, el padre Patricio Cavour.  También recibirá algunas actividades sociales y culturales de la Escuela Agrícola San Vicente de Paul, ubicada en el fundo Quimávida, a poca distancia del centro.

Durante la ceremonia, el sacerdote presentó los proyectos que se espera realizar en el Centro Comunitario Federico Ozanam, centrados principalmente en dar espacios de servicio y recreación para la numerosa población adulta mayor que existe en la zona. También se realizarán algunas actividades sociales y culturales para toda la comunidad.

El objetivo es generar un trabajo en común entre la SSVP, la Parroquia Nuestra Señora de la Merced y los voluntarios,  que permita en el largo plazo desarrollar diversos proyectos de atención a personas mayores, aprovechando la experiencia de la SSVP Chile y el trabajo de los voluntarios de la Conferencia Óbolo.

La casa fue donada a la Sociedad de San Vicente de Paul por la familia Casanueva de Landa. En ella vivió la profesora Irene Marchant de Ramírez, quien fue Directora del Liceo Claudio Arrauy y es Hija Ilustre de esa comuna. Ella fue tía de la familia donante. Junto con recordar parte de la historia que la familia Casanueva vivió en este lugar, Manuel Casanueva afirmó durante la ceremonia que su familia confía en que este espacio será muy bien utilizado en beneficio de la comunidad doñihuana.

Gonzalo Lira, Presidente de la SSVP Chile, destacó la figura del Beato Federico Ozanam como inspirador de todo lo que se realizará en este nuevo espacio de servicio, invitando a los voluntarios a servir de acuerdo al carisma que él propuso.

El padre Cavour recorrió toda la casa bendiciéndola y pidiendo la gracia de Dios para que en ese lugar podamos entregar un buen servicio a los más necesitados. (Fuente: www.ssvp.cl)