despedida

Nos ha dejado Don Fernando Márquez de la Plata, Ex Director del Directorio Fundación EASV

Don Fernando Márquez de la Plata Irarrázaval fue por muchos años Consejero de la Fundación Arturo Irarrázaval Correa (FAIC) y Director de la Fundación Escuela Agrícola San Vicente de Paul, tiempo en el que desempeñó su tarea con especial diligencia y preocupación no sólo por nosotros si no por cada uno de los colegios que integran nuestra Red.  Se caracterizó siempre por ser una persona atenta y cordial con todos quienes integramos esta comunidad educativa. Sabemos que se fue en tranquilo, después de estar aquejado de una larga enfermedad, lo que ha sido motivo de especial tranquilidad para su familia y asimismo para todos quienes le conocimos y apreciamos. Nuestros respetos a su familia y un recuerdo especial para él. 

 

 

Despedida para Director EASV

Con un emotivo encuentro y posterior cena en un local de la ciudad de Rancagua , se despidió a nuestro Director, Don Samuel Hudson Garrido, quien deja nuestra escuela para asumir nuevos desafíos. En la ocasión, fue acompañado por el directorio de la Fundación Escuela Agrícola San Vicente de Paul, de la Fundación San Vicente de Paul y por los funcionarios de la EASV. Fue el Inspector General, Don Jaime Velásquez, quien hizo el saludo de bienvenida y posterior mensaje de despedida, al que se sumó el Presidente del Directorio de la Fundación EASV, Don Ignacio Alliende. Ambos entregaron sus agradecimientos y buenos deseos a Don Samuel, además de sendos galvanos de reconocimiento por la labor desplegada en estos 28 años de gestión. Fue el turno del homenajeado, quien agradeció este gesto, además del apoyo recibido todo este tiempo por cada uno de los funcionarios que conforman esta comunidad. También hubo flores para su esposa, Sra Gloria Cantin. Se finalizó con una cena de camaradería. Deseamos a Don Samuel el mejor de los éxitos en los nuevos desafíos que emprende.

Semblanza de Gumercindo Sánchez García (Q. E. P. D.): despidiendo a uno de los nuestros.

Con esta semblanza, despedimos a Gumercindo, quien nos ha dejado recientemente. 

Nació el 06 de mayo de 1997 en el seno de la familia compuesta por Don Gumercindo Sánchez y la Sra. Audomira García y sus hermanas Antonieta y Daniela (muy posteriormente, se suman sus sobrinitos Cristóbal y Amanda). Se caracterizó por ser un buen hijo, respetuoso de sus padres, y un joven de fe, que se tradujo en su amor a Dios y la Virgen.  

                El año 2011 llegó a nuestra Escuela a 1º Medio Agrícola. Fue un joven con la talla a flor de labios, siempre tenía una respuesta a las bromas que le lanzaban sus amigos o compañeros. Como alumno fue responsable, respetuoso con todos quienes conforman nuestra comunidad educativa, querido por todos quienes le conocieron y compartieron con él. En él se reflejaba el espíritu del joven quimaguino.

                Siempre se caracterizó por ser una persona alegre, humilde, amigo de sus amigos y amante de las tradiciones campesinas, que le fueron inculcadas por su familia: le encantaba lacear animales en los cerros de la Cuesta de Idahue, donde se acompañaba de familiares y amigos; también participaba en domaduras y rodeos de ganado; entre sus hobbies le gustaba trenzar en manila y cuero, confeccionar sus propias riendas, barrigueras, marconneras, bozales, cabezadas, pretales, bajador, además de tallar cachos. Gustaba de bailar cuecas y cantar rancheras.

                El año 2015 se le detectó una enfermedad que sobrellevó un año y dos semanas. Fue sometido a múltiples terapias que no hicieron el efecto esperado, situación que tomó con profunda entereza y valentía para un joven de su edad. Pocos días antes de partir se dio tiempo para preparar a  su familia ante lo inminente y hacer lo que más le gustaba. En todo este período estuvo rodeados por su familia, amigos y compañeros más cercanos: Vicente Bustamante, Juan Cáceres y Javier Bustos.

Xindito nos dejó la mañana del 28 de agosto. En su velatorio estuvo siempre acompañado por quienes le amaron y conocieron. Tuvo una multitudinaria despedida el martes 30 en la medialuna de su sector. Según su propia voluntad, sus cenizas fueron lanzadas en los cerros que recorrió y amó. Hoy los habita su espíritu y a nosotros nos queda el recuerdo y el privilegio de haber sido sus amigos. 

(Texto: Javier Bustos; Imágenes: Javier Bustos, Xindito y amigos).